Главная » Desarrollo infantil » El futuro invierno de mamá: vitaminas, vacunas y vestuario.

El futuro invierno de mamá: vitaminas, vacunas y vestuario.

El futuro invierno de mamá: vitaminas, vacunas y vestuario.

La vitamina A juega un papel importante en la activación de la inmunidad, asegura el crecimiento del feto y el desarrollo de la placenta, participa en la formación de pigmentos visuales. Mejora el bienestar de las mujeres embarazadas, normaliza el sueño y la función cardíaca.

Su antecesor, el betacaroteno, combate activamente las infecciones, promueve la curación de heridas, protege las estructuras celulares de la destrucción.

Las vitaminas del grupo B. B1 (tiamina) fortalecen los sistemas nervioso y cardiovascular, mejoran el apetito; B2 (riboflavina) participa en el metabolismo, es una de las vitaminas del crecimiento, afecta la formación de huesos, músculos y sistema nervioso del futuro bebé; B5 (ácido pantoténico) está involucrado en la supresión de la inflamación, ayuda a lidiar con el estrés, tiene un efecto beneficioso sobre el sistema nervioso de la futura madre; B12 regula el metabolismo de las grasas y carbohidratos; La biotina es compatible con la función tiroidea y es importante para generar energía a partir de la glucosa.

El ácido fólico (vitamina B9) está presente en algunos complejos vitamínicos para una mejor absorción en la forma biológicamente activa de folato de metilo. Asegura el crecimiento y desarrollo del feto, reduce su riesgo de desarrollar defectos del sistema nervioso.

Las mujeres embarazadas deben recibir 400-800 mcg de este nutriente por día.

Ácido ascórbico (vitamina C): el peor enemigo de todas las enfermedades, efecto perjudicial sobre las bacterias, neutraliza las toxinas, aumenta la resistencia a las infecciones, estimula el sistema inmunológico y aumenta la eficiencia.

La mayor parte de la vitamina D se sintetiza en la piel por los rayos ultravioleta. Para evitar su deficiencia, se debe caminar al menos dos veces por semana con las extremidades abiertas de 10 a 15 horas. Lamentablemente, en el invierno, estar en la calle durante cinco horas es problemático.

Mientras tanto, se necesita vitamina D para mantener el equilibrio de calcio y fósforo en el cuerpo de la mujer, la formación del esqueleto y los dientes del feto. Por lo tanto, es necesario obtener este nutriente en una cantidad de 800 a 1200 UI / día.

La vitamina E tiene un efecto beneficioso sobre el sistema nervioso, la retina y el tejido muscular, participa en la síntesis de hormonas y garantiza el crecimiento normal del futuro bebé. La falta de este nutriente se asocia con los riesgos de parto prematuro y aborto espontáneo en los primeros términos.

Elementos traza El selenio y el manganeso apoyan la inmunidad, el yodo participa en la formación de hormonas tiroideas, afecta la maduración del cerebro del futuro bebé y determina su inteligencia. Según los expertos de la OMS, la deficiencia de yodo en el cuerpo es la causa más común de retraso mental.

En la segunda mitad del embarazo, la anemia a menudo se desarrolla. La suplementación adicional de hierro en el complejo de vitaminas y minerales ayudará a prevenirlo.

Cuanto más frío está en la calle, más nos atraen los alimentos ricos en carbohidratos, ya que suministran energía extra. Y en el frío, el cuerpo elige intuitivamente carbohidratos rápidos y rápidos, que se encuentran en los dulces, el pan de harina blanca y la pasta. Son de fácil digestión y le permiten satisfacer rápidamente el hambre y el calentamiento.

Al mismo tiempo, una mujer embarazada gana libras extra. La alternativa es carbohidratos complejos y lentos — almidón y fibra. Estos son cereales, frijoles y legumbres, arroz integral, vegetales verdes, pan de cereales, etc.

La fibra, al ser una fuente de energía, estimula el tracto gastrointestinal, proporciona condiciones favorables para la existencia de una microflora intestinal beneficiosa.

Las mujeres embarazadas deben preferir los alimentos con proteínas. En la segunda mitad del embarazo, necesita obtener alrededor de 1.5 gramos de proteína por kilogramo de peso por día.

Casi toda la proteína continuará el crecimiento y la formación del tejido del bebé.

Debido al crecimiento del abdomen, el centro de gravedad se desplaza y aumenta la carga sobre la columna vertebral. Para mantener la estabilidad, compre zapatos con suela estriada, un eje libre y un dedo ancho.

La altura máxima del tacón es de 3 cm. La ropa debe ser de múltiples capas: debajo de un suéter y pantalones cálidos, es mejor usar una camiseta de algodón o una blusa de manga larga y medias hechas de tela natural, incluyendo prendas de punto de compresión.

Este último está hecho de material poroso, se puede poner fácilmente en pantalones de lana, leggings, etc. Las capas múltiples ayudarán a mantener el calor afuera y no sudar en el interior, porque en cualquier momento se puede quitar algo de la ropa.

También se recomienda usar ropa interior térmica (los modelos para mujeres embarazadas tienen en cuenta el vientre que crece): ayuda a regular la temperatura del cuerpo, es prácticamente imposible sudar, lo que significa que se puede enfriar demasiado.

Y recuerde: cualquier caída, especialmente en el costado o en el estómago, es una razón para visitar a un médico. Si después de la caída hay dolor, tensión en el útero, el bebé se ha calmado o se ha vuelto demasiado activo para moverse, es mejor visitar al médico lo antes posible.

Una caída puede provocar una complicación en el embarazo, por lo tanto, es necesario evaluar el estado general de la madre y el niño: escuchar los latidos del corazón del bebé y, si es necesario, realizar una ecografía.

Para la prevención de infecciones virales respiratorias agudas, cuyo riesgo aumenta en invierno, se recomienda tomar complejos de vitaminas y minerales, caminar más. Antes de salir y después de llegar a casa, debe hacer gárgaras (incluso con agua hervida) y enjuagar su nariz con soluciones salinas. Pero la principal protección contra la gripe será la vacunación.

El virus de la influenza es potencialmente peligroso para el feto y puede causar complicaciones graves en la futura madre. La vacunación oportuna ayudará a veces a reducir el riesgo. La vacunación es en instituciones médicas.

Una mujer debe ser examinada por un médico y discutida en detalle con ella. Las vacunas modernas son fragmentos de la membrana celular del virus y son seguras para el bebé.

La vacunación es posible después de 12 semanas de embarazo. La vacuna proporciona protección durante 6-12 meses.

О admin

x

Check Also

Agnia Ditkovskite y Alexey Chadov juntos de nuevo

Durante 12 semanas en la orilla del océano, 8 parejas divorciadas pasarán por 25 pruebas de proximidad extrema. Los ex ...

Las mujeres solteras de bajos ingresos están más ansiosas por saber el sexo del feto

Investigadores estadounidenses, a través de una encuesta a 182 mujeres embarazadas, estudiaron sus actitudes personales hacia los problemas de crianza ...

Beauty Digest: los mejores tratamientos corporales

Para mayor frescura y ligereza, BIOTHERM es tratado por el gel gel ultra-refrescante Aqua-Gelee. Cuando se aplica, la textura sin ...

Descanso para pies embarazadas.

Para aliviar rápidamente la fatiga de sus pies, acuéstese durante 5 a 10 minutos y levántelos por encima de su ...