Главная » Desarrollo infantil » Los celos de los niños: enseñamos al niño a ser celoso correctamente

Los celos de los niños: enseñamos al niño a ser celoso correctamente

Los celos de los niños: enseñamos al niño a ser celoso correctamente

El tema de los celos de los niños se considera relevante cuando se trata de la relación entre hermanos y hermanas. Aquí es obvio, claro, se manifiesta dramáticamente y dura mucho tiempo. Ella afecta emocionalmente a los padres, así que simplemente no presta atención.

Otros casos de celos no son tan notorios, pero todavía hay muchos de ellos. Los niños están celosos de mamá a papá y viceversa. Ambos están celosos del trabajo y los amigos.

Abuela celosa a sus otros nietos, vecinos y nietos de estos vecinos. Están celosos cuando un amigo en la caja de arena ingresa a otro equipo de constructores y cuando el maestro dice con demasiada frecuencia: “¡Oh, qué buen compañero, Peter!

Todos deberían tomar un ejemplo de él «. Los niños son generalmente celosos. En general, incluso los adultos más celosos, simplemente por el egocentrismo de la edad.

Sienten que son parte de cualquier relación con las personas que los rodean («Si la abuela elogia al hijo de otra persona, significa que no le gusto», «si mamá viene tarde del trabajo, significa que está mejor allí que conmigo», pero Trata la situación al nivel de la lógica. Los padres que no prestan atención a tales «tonterías», creyendo que con la edad todo pasará por sí mismo, cometen un gran error.

Sus hijos se convierten en adultos muy celosos, ellos mismos sufren sus sentimientos y no dan descanso a los demás.

Los celos se refieren a emociones negativas, pero en realidad es simplemente necesario. Su función original es la autoconservación. Las criaturas débiles, vulnerables deben sentir la pérdida de atención hacia sí mismas y devolverlas para asegurar su supervivencia.

Es por eso que las manifestaciones de celos pueden observarse desde una edad muy temprana: si la madre comienza a hablar por teléfono durante el proceso de lactancia, el bebé ya empieza a ponerse nervioso. El descontento ocurre aún más si alguien de la familia entra a la habitación.

Algunos niños incluso se niegan a comer y llorar, queriendo que mamá detenga todos los asuntos extraños. A medida que crecen, comienzan a asegurarse de que mamá y papá no sean demasiado «adictos» a las relaciones sexuales entre sí, pueden dejar de intentar abrazar, besar, a veces incluso evitar que las manos se levanten, siempre de pie entre sus padres. “Estoy aquí, y trato conmigo.

Porque soy pequeño, débil, necesitado de cuidados continuos. Nunca se sabe lo que puede pasar mientras se miran aquí ”, este es aproximadamente el mensaje del comportamiento celoso de los niños pequeños. Por supuesto, a medida que crecen, todos comprenden perfectamente: no pasará nada terrible si la atención de un ser querido se pierde por un tiempo.

Ni mamá ni papá se olvidarán de sus responsabilidades parentales, incluso si en este momento les apasiona trabajar o conversar con amigos. Pero los celos aún permanecen, en mayor o menor grado, y persisten toda la vida.

¿Por qué los adultos necesitan personas independientes que no necesitan atención alguna? Para mantener su posición, aportar confianza social.

Sentimos celos, entendemos que hay algo mal en nuestra comunicación, estamos tratando de resolverlo y arreglarlo todo.

Los celos de los niños: enseñamos al niño a ser celoso correctamente

“Yo mismo soy muy celoso, y mi hijo es el mismo. “Todo, Maxim ya no es mi amigo: hoy jugó con autos con Misha, pero no me llamaron. Mañana no hablaré con él. Me duele más cuando escucho eso de él.

Pero ya sé que solo los celos en sí mismos no dan nada. «Crea un nuevo juego y ofréceles que jueguen mañana juntos, entonces será interesante para todos». Al día siguiente, el niño estaba feliz: «¡Mamá, jugamos todo el día juntos!». «Ya ves», le dije, «y te ibas a ofender todo el día». Galina, la madre de leva

El comportamiento de un niño en un estado de celos puede ser muy diferente, dependiendo de su carácter, relaciones familiares, situación. Algunos niños no hacen algo concreto, pero comienzan a comportarse de manera inquietante: caminan, reorganizan objetos, abren y cierran puertas, comienzan a buscar algunos juguetes. «No entiendo nada», dice mamá, «él simplemente trabajó con calma en el diseñador, así que decidí llamarte. Bueno, hablemos en otro momento. Iré a ver lo que cruje allí «.

Mamá entra en la habitación y, un minuto después, el niño se sienta de nuevo y se dedica al diseñador. En este caso, el sentimiento de celos no fue muy pronunciado, solo en el nivel de ansiedad.

En tal estado, una persona (tanto un adulto como un niño) simplemente mira y escucha, en lugar de buscar atraer la atención por completo.

«En la cita del médico con la pequeña Masha, a menudo nos vamos los tres, el hijo mayor también está en casa. Comenzando a hablar de Masha: cómo duerme, qué come, cómo mantiene la cabeza, Pavlik interrumpe de inmediato.

Una vez le llevé un álbum y lápices para no interferir en una conversación. Exactamente por un minuto, se sentó en silencio y dibujó, y luego gritó: «Mamá, mira, dibujé cómo escribo en un macizo de flores». El doctor se rió, pero yo estaba terriblemente avergonzado.

Tuve que justificarme y explicar que esto es una broma. Seguramente todos pensaron que el niño no sabe cómo comportarse «. Elena, madre de Pavel y Masha.

A veces, un componente importante de los celos es un insulto, y en este caso, el niño se aísla, se deprime, se pone triste. La niña de cinco años, Ksenia, estaba muy contenta cuando una vecina comenzó a venir a su casa: la abuela a veces accedía a cuidarla.

Sin embargo, una semana después, estas visitas comenzaron a traer más problemas que alegría. La niña no tocaba con Ksyusha, pero disfrutaba divertirse con su abuela: enseñaba francés dictando las canciones de la abuela, tocaba el piano con las dos manos. “Una niña maravillosa, puedes envidiar a sus padres.

¿Cierto, Ksyusha? ”- dijo la abuela una noche. Pero Ksyusha no oyó: había estado sentada en el armario durante una hora, tejiendo una coleta de bufandas e imaginando lo molesta que estaba su abuela cuando descubrió que su propia nieta no estaba en la casa. Cómo lamenta haber perdido el tiempo con el hijo de otra persona, mientras que el suyo sufría tanto.

Cómo se arrepentirá, cómo llorará y cómo buscará a su nieta hasta la noche. La abuela rápidamente encontró a Ksyusha (el guardarropa era un lugar favorito para los niños ofendidos desde su infancia), pero aún entendía su error.

Le dijo a Ksenia que la ama más que a nadie en el mundo y que nadie, ni siquiera las más talentosas, puede reemplazarla.

Los celos de los niños: enseñamos al niño a ser celoso correctamente

Los padres deben aprender a «ver» los celos, entenderlos de acuerdo con el comportamiento del niño y encontrar la causa. Pero aún más, esta razón es necesaria: no, no para erradicar, ¡sino para ahorrar!

Si excluye todas las situaciones de celos, en el futuro, el niño solo se pondrá más difícil, porque aún tendrá que enfrentarla en la vida.

“Soy el único y tan esperado niño de la familia. A la pregunta «¿Cuál es el nombre de mi hija?» Los padres no solo dijeron mi nombre, sino que siempre agregaron: «Porque ella es nuestro mejor regalo». La actitud fue exactamente la misma, en cuanto a las joyas.

Pero entendí esto solo a la edad de seis años, y antes de eso no tenía nada con qué comparar. Sólo escuché elogios y alabanzas, solo hice lo que me gustaba. Mi educación preescolar estaba en casa, y antes de la escuela me llevaron a un grupo de capacitación.

Me sorprendió … de todo! Por el hecho de que la maestra elogia a otros niños, por el hecho de que me hacen comentarios, por el hecho de que el niño con quien me senté durante la primera semana le pidió a la maestra que lo trasplantara (dijo que estaba gorda y que ocupaba mucho espacio).

Lloré todo el día y decidí no ir a ningún otro lugar. Gracias a la maestra, ella entendió cuál era el problema y me ayudó a acostumbrarme al equipo.

Honestamente, todavía me preocupo mucho a los treinta si no siento atención. Por un lado, me hace mejorar constantemente, lograr algo y también trabajar en mi personaje, por el otro: sigo sufriendo de celos. Me esforzaré mucho para que mi hija tenga una percepción correcta de la vida.

No podemos pensar que el mundo gira solo a tu alrededor «. Darina, madre de Ani.

Los celos de los niños: enseñamos al niño a ser celoso correctamente

La situación de la manifestación del niño celos debe ser tratada con calma. Sin embargo, vale la pena tener en cuenta la emocionalidad de los niños y el hecho de que su autoestima antes de la edad escolar depende casi exclusivamente de los adultos.

Es decir, el niño realmente se siente mal cuando escucha lo cerca que las personas admiran a otra persona. Que hacer Inmediatamente, también diga algo bueno acerca de él, en forma de una comparación positiva, sus expectativas se asociaron con él («Olya, cuando crezca, también aprenderá bien, ahora también tiene mucha curiosidad»).

A veces, si ve que es difícil para un niño lidiar con sus sentimientos, necesita hablar con amabilidad y franqueza. “Sé que piensas que amamos más a tu hermano. De hecho, es muy pequeño y no puede en absoluto sin nosotros.

Cuando eras igual, pasábamos aún más tiempo contigo. Pero lo principal es mostrar sentimientos cálidos con mayor frecuencia, tanto acerca de (alabanza por el éxito, por la capacidad de comportarse bien), y sin ella (acariciar, tocar, llamar nombres cariñosos, expresar alegría, dar cumplidos).

Cuando un hijo único se convierte en un adulto mayor: problemas y soluciones.
Ahora que los padres tienen dos hijos, necesitarán mucho amor y paciencia. Un recién nacido necesita cuidado y atención todo el tiempo.

Y es natural que su hijo mayor esté molesto por la aparición de un nuevo bebé en la familia. ¿Cómo explicarle al niño que con el advenimiento del recién nacido todavía lo ama? Leer más

Cómo «enseñar la vida» de un niño.
La infancia debe ser tranquila, alegre y despreocupada. Pero no importa cuánto nos esforcemos por hacerlo, los niños tarde o temprano descubrirán la verdad: el mundo no es tan perfecto y existen suficientes problemas y dificultades en la vida humana.

¿Tal vez vale la pena prepararlos para esto de antemano? Leer más

Buenas frases que no se pueden decir a los niños.
«Mira a tu hermana, por qué no puedes comportarte de la misma manera», «Ese papá vendrá y …», todos saben que no vale la pena hablar con un niño. Pero no todos saben que algunas frases aparentemente inocentes que usamos constantemente, no tienen un efecto menos destructivo en el niño y en su relación con él. Leer más

О admin

x

Check Also

5 cosas que papá enseña a su hijo

En el mundo moderno, donde el número de las llamadas familias maternas está creciendo rápidamente (las familias en las que ...

Neurosis y obsesión infantil: tratar o reeducar.

Si una persona que está lejos del mundo médico mira a la enciclopedia médica, el artículo titulado «Neurosis» seguramente lo ...

7 maneras de calmar a tu bebé

1. Considere si un poco tiene hambre, está mojado o no, si le molestan los ruidos fuertes, la luz, el ...

Problemas menores

Como regla general, los incidentes que ocurren con los niños comienzan y terminan de acuerdo con el mismo escenario: colocándose ...