Главная » Desarrollo infantil » ¡Todo está bajo control!

¡Todo está bajo control!

¡Todo está bajo control!

Cada estudio de diagnóstico se realiza con un propósito específico, tiene sus propias ventajas y un cierto rango de acción.

Ayudan a estudiar la estructura y la forma de un órgano, su tamaño y ubicación en relación con otros órganos y tejidos. Al mismo tiempo, las posibles violaciones en el funcionamiento de los sistemas permanecen «detrás de escena» en el sentido literal de la palabra.

ESTUDIO BIOQUIMICO DE LA SANGRE

Ofrece información sobre las actividades del hígado, riñones, glándulas endocrinas, estado metabólico, pero no sobre enfermedades infecciosas. Para detectar una infección en el cuerpo, los médicos prescriben otras pruebas a los pacientes, según las cuales, por desgracia, es imposible tener una idea de cuán perturbado está el trabajo del órgano enfermo.

Es por eso que, para crear una imagen completa de lo que está sucediendo en el cuerpo, los médicos recurren al uso de varios métodos a la vez.

PROCEDIMIENTOS INVASIVOS (llamémoslos agresivos)

Estos son procedimientos médicos desagradables para un niño, como, por ejemplo, extraer sangre de una vena, tragar un tubo endoscópico o procedimientos que conllevan un cierto riesgo para el paciente. Estamos hablando de estudios realizados bajo anestesia (por ejemplo, broncoscopia), exámenes con un agente de contraste (urografía excretora, cistografía, angiografía) o pruebas de provocación, cuyo propósito es intensificar la enfermedad y hacer que sus síntomas sean más evidentes.

MÉTODOS NO INVASIVOS (es decir, no agresivos)

Estos incluyen ultrasonido, orina y heces, ECG (electrocardiografía), EEG (electroencefalografía), rayos X sin agente de contraste (si no se realiza con mucha frecuencia), hemograma completo, que se toma del dedo. Por lo general, los médicos buscan obtener la máxima información, prescribiendo pruebas no invasivas para bebés y solo recurren a otros métodos cuando sea necesario.

¡Todo está bajo control!

Los exámenes generales de sangre u orina son los procedimientos más universales que un médico de cualquier especialidad puede necesitar. Una prueba de sangre general le proporcionará al médico información sobre el nivel de hemoglobina y glóbulos rojos (una disminución en estos indicadores puede sugerir una idea de sangrado oculto o deficiencia de hierro: anemia, y algunas veces indica una falta de vitaminas o una enfermedad del sistema hematopoyético). El nivel de leucocitos y ESR (tasa de sedimentación de eritrocitos) muestra que hay inflamación en el cuerpo.

Un aumento en el número de eosinófilos puede indicar la aparición de gusanos o alergias. Y los resultados del análisis general de la orina permiten juzgar el estado del tracto urinario: el diagnóstico depende del número de leucocitos: pielonefritis (inflamación de los riñones), cistitis (inflamación de la vejiga) o uretritis (inflamación del canal urinario).

¡ATENCIÓN! En niños muy pequeños, algunos indicadores difieren de las normas proporcionadas para adultos, que generalmente imprimen en papel con membrete.

Por lo tanto, para los bebés que aún no han cumplido un año, el nivel de hemoglobina debe ser de al menos 100 g / l, y en la forma hay un número de 130 g / l.

La ecografía es el método más accesible e informativo de examen del tracto gastrointestinal (ecografía de los órganos abdominales), riñón (o espacio retroperitoneal), órganos genitales internos de la mujer (útero y apéndices), estructuras cerebrales (neurosonografía), corazón (ecocardiografía), articulaciones. Con la ecografía, puede determinar el tamaño de los órganos abdominales (hígado, vesícula biliar, páncreas), encontrar signos de gastritis y gastroduodenitis, estudiar la capacidad de la vesícula biliar para contraerse.

Análisis de las heces para disbiosis. Este estudio se considera importante porque el estado de la microflora intestinal es uno de los indicadores del funcionamiento normal del sistema digestivo.

Además, el análisis permite detectar algunos signos de inflamación en los intestinos.

Coprología: análisis de heces, debido a lo cual se observa cómo se realiza el proceso de digestión de los alimentos (proteínas, grasas, fibra), si hay inflamación en el intestino y en el contenido de la olla: impurezas (sangre, moco o vegetación).

¡Todo está bajo control!

Análisis de heces para hidratos de carbono. Este estudio nos permite comprender cómo el proceso de asimilación de carbohidratos (glucosa, lactosa, almidón, galactosa) ocurre en el intestino.

¡ATENCIÓN! Un indicador normal para niños muy pequeños es 0.25%. Pero no olvide que este valor no es el límite superior de la norma, y ​​el promedio.

En la mayoría de los bebés sanos, el porcentaje de carbohidratos se incrementa a uno. Esto se explica por el hecho de que los sistemas que producen enzimas aún no están completamente maduros.

El análisis de las heces en los huevos de gusanos y protozoos, raspando en enterobiosis. El propósito de estos estudios es detectar parásitos que pueden estar en los intestinos de un niño.

La aparición de gusanos o protozoos (lamblia) puede alterar el tracto gastrointestinal, causar alergias o debilitar el sistema inmunológico.

¡ATENCIÓN! Los resultados de estos análisis rara vez son confiables.

E incluso si la investigación se lleva a cabo varias veces, casi no aumenta la probabilidad de detectar gusanos. Para encontrar parásitos, los médicos deben utilizar otros métodos de diagnóstico. En primer lugar, debe comprender cuál es la probabilidad de su aparición en el bebé, y luego tratar de encontrar las manifestaciones de esta afección y estudiar los resultados de otros estudios.

Por lo tanto, un aumento en el número de eosinófilos en el análisis general de la sangre o una disminución en el número de Escherichia coli en el análisis de la disbacteriosis sugiere una sospecha de aparición de gusanos.

Análisis bioquímico de la sangre. Los indicadores como ALT, AST, bilirrubina, fosfatasa alcalina, colesterol, le brindan al médico información sobre el hígado y otros parámetros, como el suero de hierro, proteínas, electrolitos, ayudan a detectar enfermedades como la anemia o la diabetes.

Estudios de rayos X: resumen, estudio de contraste, iriografía, fluorografía. La radiografía de encuesta del intestino le permite ver acumulaciones de gas, algunos tumores y cálculos, objetos que accidentalmente ingresaron a los intestinos.

Un estudio con un agente de contraste (óxido de bario) muestra la permeabilidad de diferentes partes del tracto gastrointestinal, desde el esófago hasta el recto (durante este procedimiento, puede ver tumores o úlceras en el intestino). Otros tipos de rayos X le permiten determinar neumonía, sinusitis, adenoides, fracturas óseas, dislocaciones, malformaciones del sistema urinario, sospecha de tuberculosis, hemorragias en los órganos internos.

Una variedad de examen radiográfico es la tomografía computarizada y la angiografía.

¡Todo está bajo control!

Exámenes endoscópicos. Con una óptica especial, el médico examina la membrana mucosa del esófago, el estómago, el duodeno (gastroscopia), la vejiga (cistoscopia), el recto y el intestino grueso (colonoscopia), la cavidad abdominal (laparoscopia), los bronquios (broncoscopia).

Con el uso de equipo endoscópico, los médicos no solo pueden examinar la cavidad abdominal, sino también extirpar los pólipos o detener el sangrado. En cuanto a las operaciones laparoscópicas, cuando se inserta un dispositivo especial (endoscopio) a través de un pequeño orificio en la pared abdominal anterior, este método generalmente se usa cuando se sospecha una inflamación aguda en la cavidad abdominal (apendicitis, peritonitis) o para el tratamiento de enfermedades del hígado y la vesícula biliar.

¡ATENCIÓN! Los exámenes endoscópicos se consideran métodos diagnósticos invasivos.

El médico debe tener buenas razones para prescribirlas al niño.

Biopsia En el momento del examen endoscópico, el especialista puede tomar una pequeña parte del cuerpo y luego estudiarla cuidadosamente con un microscopio.

La detección gástrica es un método para obtener jugo gástrico o los contenidos del duodeno. Nombrado a pequeños pacientes en caso de gastritis o enfermedad hepática y tracto biliar.

Uno de los métodos de detección en el cuerpo del bebé lamblia.

¡ATENCIÓN! La detección gástrica es un método de diagnóstico invasivo, por lo que este procedimiento no se prescribe a los bebés sin una buena razón.

El ECG (electrocardiografía) es un método simple y no invasivo para diagnosticar enfermedades del corazón. Sin embargo, los problemas graves, como la cardiopatía congénita, no se pueden determinar con un ECG.

Para esto hay otro estudio: ultrasonido del corazón. Por cierto, el ECG se prescribe muy raramente para niños muy pequeños.

EEG — electroencefalografía. Un estudio especial que confirma enfermedades neurológicas graves (p. Ej., Epilepsia).

Por lo general, a los bebés se les recomienda hacer una neurosonografía (ultrasonido del cerebro).

Ultrasonido del cerebro. Este procedimiento puede detectar la presión intracraneal o hidrocefalia (“hidropesía” del cerebro).

Para ello, los médicos operan de dos maneras.

Identifique el agente causal de la infección, «creciendo» en condiciones especiales (este método se denomina siembra microbiológica o bacteriológica); determinar en una saliva, orina o sangre de un paciente una partícula de un microbio mediante el método de PCR (reacción en cadena de la polimerasa); encuentran toxinas — productos de desecho de un microorganismo dañino y sus estructuras constituyentes.

Investigue la reacción del sistema inmunitario en respuesta a la aparición de una infección: se sabe que varias inmunoglobulinas «salen» para combatir los microorganismos. Para esto, los médicos utilizan métodos especiales, por ejemplo, ELISA: ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas, RAC: reacción de unión complementaria, RPHA: reacción de aglutinación directa.

Es importante entender que el costo del estudio y su valor diagnóstico no están relacionados entre sí. Las pruebas de diagnóstico realmente difieren entre sí también en el costo.

Ahora todo está a disposición de los pacientes, comenzando con pruebas clínicas generales «gratuitas» y terminando con procedimientos modernos y muy caros que utilizan computadoras, resonancias magnéticas nucleares y laboratorios potentes. El precio del análisis está determinado por muchos criterios: incluye el costo de los reactivos y el equipo, la complejidad del estudio o el grado de su invasividad.

Pero no existe una relación directa entre el costo de la investigación y la calidad en la mayoría de los casos.

Afortunadamente, los médicos con experiencia a menudo salvan a sus pacientes de los costos injustificados de los exámenes. Pero incluso si el médico no experimenta dificultades para hacer un diagnóstico, los resultados de la investigación obligatoria deben estar al alcance de su mano.

Después de todo, algunas enfermedades tienen síntomas similares, pero requieren un tratamiento diferente. Por lo tanto, el dolor abdominal puede ser causado por bacterias, protozoos, gusanos o mal funcionamiento del sistema digestivo.

En el primer caso, la sangre o las heces ayudarán a descubrir esto, y en el segundo caso, la ecografía, la gastroscopia o las pruebas microbiológicas (por ejemplo, el análisis de heces para la disbacteriosis) ayudarán.

О admin

x

Check Also

Estrenos educativos del canal de televisión “¡Oh! «

En septiembre, un niño pequeño encantador Yevsey en el proyecto «Bukvariy» ayudará a los niños a aprender a leer. En ...

¿Qué tipo de niños se ven perjudicados por la «comida extra»?

Un niño solo se beneficiará de la extensión, otro puede dañarlo seriamente. Tomar la decisión correcta ayudará a evaluar la ...

Nutriendo los sentidos

Tan capaz era Masha. Era lo mejor en la escuela, los padres no sabían ningún problema. Pero en la vida, ...

Criar un niño

En los artículos de esta columna, aprenderá cómo criar adecuadamente a un niño. ¿Cómo criar a un niño líder? ¿Qué ...